The rise of a video generation

We were at Innovate ELT in Barcelona on Friday and Saturday with our strategic partners ITN Edu. DLA’s Elena Deleyto La Cruz led a lively workshop with teachers to brainstorm how our authentic videos can drive stimulating activities for English learners. Here co-founder, Adam Salkeld, shares some our latest research on authentic video in ELT.

The idea of using film or video in learning is hardly new. In 1913 the inventor Thomas Edison predicted that within ten years books would be obsolete because it was “possible to teach every branch of human knowledge with the motion picture”. Despite some great educational film and TV during the 20th century from the likes of Disney and the BBC, the revolution didn’t happen on schedule. But another revolution is happening. What Edison couldn't have predicted a hundred years ago was the bottom-up rise of a video generation. Young people, our learners, are not passive consumers of “motion picture” learning in an old style classroom. They are video natives, equally at home with making, sharing and appraising video as they are watching it. Smartphones, YouTube, Snapchat and many other channels have made video a primary communication medium for them.

At Innovate ELT we met under the banner of Power to the Learner. It was fantastic to discuss and test our videos with so many teachers and other ELT professionals. It is always useful to examine how the video we use in learning can be more engaging and stimulating for learners and how we can use it to empower them. We think the key is to use authentic video, the sort of content that learners already consume from broadcasting and online. Over the past year we have made over a hundred authentic videos for English learners at all levels. A lot more is to come and our work will soon be launched as part of the course packages that the major publishers produce.

We have been testing our videos in schools around the world and in Barcelona we were able to share some of our research. Here’s a quick summary of our 5 Top Findings about what young students (8-13) want and don't want in video:

  • When shown animated “explainer” videos they feel like they are being treated as if they were dumb - cartoons are for little kids
  • They are very quick to spot anything that has been specially scripted and acted and reject immediately.
  • They like videos that surprise them
  • They enjoy seeing reality that they can relate to
  • They appreciate a variety of accents including non-native accents. Many of the YouTubers they follow are non-native speakers.

Our research also covered teachers. They tell us that strong narratives and engaging characters give them lots of opportunities to develop discussion and extension activities. They also report that listening to a curated selection of authentic speakers is a powerful confidence building tool for students.  

We take this research seriously and it informs the way we work. Our videos are sourced from broadcasters, archives and vloggers around the world. We watch hundreds of hours of video to choose the best stories to turn into authentic learning videos. We try very hard to incorporate natural speech and then scaffold it with a specially rewritten narration script. Finally we work to broadcast TV production standards so that the finished video looks and feels like the real thing. We are always aware that our work is being judged by the sophisticated critics of Generation Z.


El pasado fin de semana asistimos a Innovate ELT en Barcelona junto a nuestros socios estratégicos  ITN Edu. Elena Deleyto La Cruz, de DLA, dirigió un animado taller con profesores de inglés con el objetivo de compartir y descubrir ideas sobre cómo nuestros vídeos auténticos pueden conducir a actividades motivadoras para estudiantes de inglés de todo tipo. En esta entrada, el cofundador de DLA, Adam Salkeld, comparte nuestras últimas investigaciones sobre uso de vídeo auténtico de cara a la enseñanza de la lengua inglesa.

La idea de utilizar películas o vídeo en el aprendizaje no es en absoluto novedosa. En 1913 el inventor Thomas Edison predijo que en diez años los libros de texto quedarían obsoletos ya que era posible "enseñar todas las ramas de conocimiento humano a través de la imagen en movimiento". A pesar de la creación de una serie de contenidos educativos cinematográficos y televisivos de muy alta calidad durante el siglo XX por parte de grandes productores como Disney o la BBC, la revolución no tuvo lugar en la fecha prevista. Pero otra revolución está ocurriendo en estos momentos. Lo que Edison no podía prever hace cien años es el ascenso desde abajo de una generación consumidora de vídeo. La gente joven, nuestros alumnos, no son consumidores pasivos de video educativo en una clase a la antigua usanza. Son hablantes nativos del lenguaje cinematográfico también en casa, a la hora de crear, compartir y valorar el vídeo mientras lo ven. Medios como sus propios Smartphones, YouTube, Snapchat y otros muchos canales han hecho del vídeo un modo de comunicación primario para ellos.

En Innovate ELT nos encontramos bajo el lema "Poder para el Estudiante". Fue fantástico discutir y probar nuestros vídeos con tantos profesores y otros profesionales del mundo de la enseñanza de inglés. Siempre es útil examinar el modo en que el vídeo que usamos con fines educativos puede ser más estimulante y atractivo para nuestros alumnos y como podemos usarlo para proporcionarles nuevas herramientas que les den mayor poder y autonomía. Pensamos que la clave es el uso de vídeo auténtico, el tipo de contenidos que los estudiantes ya consumen por televisión e internet. En el último año hemos generado más de cien unidades de vídeo de origen auténtico para estudiantes de inglés de todos los niveles. Mucho más está por venir y nuestro trabajo pronto formará parte de los cursos producidos por las editoriales más importantes del sector.

Hemos estado probando nuestros vídeos en clases en todo el mundo en Barcelona tuvimos ocasión de compartir nuestras conclusiones. A continuación un breve resumen de las 5 principales respuestas sobre lo que nuestros jóvenes alumnos (de 8 a 13 años) quieren y dejan de querer en los vídeos que se les muestran en clase:

  • Cuando ven un vídeo animado de carácter explicativo sienten que se les trata como si fueran tontos - los dibujos son para los niños pequeños.
  • Detectan rápidamente todo aquello escrito y filmado con fines específicamente educativos y lo rechazan de forma inmediata.
  • Prefieren aquellos vídeos que les sorprendan.
  • Disfrutan de ver realidades con las que conectan. 
  • Les gusta escuchar diferentes acentos, incluyendo aquellos no nativos. Muchos de los YouTubers que siguen son hablantes no nativos.

También hablamos con profesores. Nos dicen que una narrativa fuerte y unos personajes atractivos les proporcionan muchas oportunidades para generar debate y actividades entorno a los mismos. También nos comentan que tener acceso a una selección cuidada de hablantes auténticos es una herramienta muy poderosa a la hora de ayudar a los estudiantes a ganar confianza.

Nos tomamos estas indagaciones muy en serio y dan forma a nuestro modo de trabajar. Nuestros vídeos provienen de medios, archivos y vloggers de todo el mundo. Vemos cientos de horas de vídeo y escogemos las mejores historias para transformarlos en vídeos auténticos con fines pedagógicos. Nos esforzamos mucho por incorporar habla natural a nuestros vídeos, a la que añadimos una narración especialmente redactada. Por último, trabajamos con estándares de calidad televisivos de forma que el vídeo acabado se percibe como un original. Somos siempre conscientes los jueces finales de nuestro trabajo son los sofisticados críticos de la Generación Z.